La libertad es tan difícil de conseguir como fácil de perder.

Dios nos dio la voluntad; la voluntad, la libertad, y ésta, el mercado.El mercado nos hizo libres, y el Estado nos llevó a la esclavitud.

Trabajador, si los políticos nada más ayudan a los empresarios, ¡HAZTE EMPRESARIO!

lunes, junio 27, 2011

¿Cómo tener éxito?

La pregunta del millón.

Sería muy fácil escribir sobre cómo tener éxito sin haberlo sentido. Con poner dos palabras bonitas, mágicas, que cautiven al lector, éste podría convencerse que el autor de ese texto es un genio.

Quiero esribir sobre el éxito, pues sin quererlo, sentirlo o desearlo es el medio o el fin para dar sentido a nuestra vida.

No me considero una persona de éxito. Todavía.

Pero ¿qué es el éxito?

Salir en la televisión y ser un personaje famoso podría parecerse al concepto de éxito que tiene buena parte de la sociedad. Pero qué hay detrás de la palabra "éxito". La RAE lo define con lo siguiente:

éxito.

(Del lat. exĭtus, salida).

1. m. Resultado feliz de un negocio, actuación, etc.

2. m. Buena aceptación que tiene alguien o algo.

3. m. p. us. Fin o terminación de un negocio o asunto.


Cogiendo esas acepciones, es éxito cualquier cosa que tenga un resultado feliz, o que haya causado buena aceptación, o, simplemente que haya terminado.

Quiero centrarme en el concepto generalizado de "éxito", que casualmente no concuerda con ninguno de las acepciones del diccionario. Tener éxito podría ser conseguir ser una persona reconocida por algún logro deportivo, profesional o económico. Pero ¿es necesario ser reconocido para ser exitoso? No quiero hacer esto una encadenación de respuestas supuestas y preguntas retóricas, sólo quiero reflexionar sobre si hay más éxito del que nos damos cuenta.

He estado una semana en Madrid participando en una Competición de Derecho Mercantil. Obviamente, sólo ha ganado un equipo, y no ha sido el de la Universidad de Cádiz, pero no quiere decir que no hayamos tenido éxito. Hemos cumplido con nuestro papel y hemos demostrado nuestro nivel en los mejores despachos de abogados. Hemos recibido muy buenas críticas y sobre todo, personalmente, he adquirido conocimientos para que en próximas ediciones lo hagamos mejor.
El éxito se conseguirá dependiendo de las metas fijadas por cada uno. El que espera mucho, y no llega, se siente desdichado. Pero áquel que realmente se conoce y se marca fines alcanzables, logra la culminación de su labor.

No quiero decir que haya que subvalorarse, todo lo contrario. Considero que hay que ser ambicioso para tener éxito. Hay que liberar a la ambición del cartel de cosa a erradicar o rechazar. La ambición, bien entendida, es la que posibilita que la sociedad avance, que mejore y evolucione en todos los sentidos. La ambición no es sólo deseo de acaparar riqueza o ser poderoso; creo más bien, que ambición implica mejorar, y ese deseo de mejorar debe salir de uno mismo, no puede venir impuesto por nadie.

Para tener éxito hay que plantearse metas. No ser indiferente a la vida. Como ya he explicado antes, en todas las facetas de nuestra vida se puede conseguir éxito: en las inversiones, en el trabajo, en la familia...pero también, en un lado social, éxito al conseguir ganar a una injusticia, hacer la vida más fácil a los más necesitados, etc. Por lo tanto, ambición y éxito van de la mano y sale de cada persona individualmente al enfrentarse a la vida.

Para tener éxito hay que conocerse muy bien a uno mismo. Debe conocer sus limitaciones y capacidades. Hay que conocer el medio en el que se vive y donde piensa actuar para alcanzar lo que desea. Esto es básico para cualquier tipo de éxito. Se puede conseguir que te toque la loteria una vez de miles de cupones comprados, o puedes comprar a diestro y siniestro miles de acciones en bolsa, pero el coste soportado en ambas ocasiones junto con el riesgo que lleva anexo no facilita que se consigas tus metas.

Tanto para tener éxito social como económico, hay que conocer las reglas, seguir el famoso refrán "donde fueres, haz lo que vieres". El conocimiento es la base del éxito. La actitud con respecto a ese conocimiento también. Se puede dominar una materia pero no tener ambición de conseguir algo más para tu vida a partir de ese conocimiento. Por otro lado, no merece la pena meter dinero en la Bolsa, comprar acciones, si no conocer la economía real de lo que has comprado. A su vez, no conocer el medio donde te mueves, te puede hacer perder muchos recursos valiosos, de entre ellos, el tiempo. Como otro dicho establecia "el tiempo es oro".

Para muchos, el fin de la vida es ser feliz. Pero no se dan cuenta que conseguirlo es tener éxito y buscan al éxito para ser feliz. Otros en cambio, creen que si no alcanzan el éxito da igual, pues no va con ellos; quizás, el éxito no sea el que ellos pensaban que era e intentan eludir cualquier "éxito diferenciador" para no destacar, rechazando posiblemente buenas opciones para ser feliz.

Para ser exitoso, hay que conocerse a sí mismo, conocer lo que nos rodea y plantearnos metas racionales y ambiciosas. Hay que tener los pies en el suelo pero la cabeza en el cielo, imaginando realidades nuevas y factibles. Si no se consigue, se tiene éxito por el camino recorrido. Si se consigue, el éxito no es sólo cumplir lo fijado, sino sentirse exitoso por lo realizado.

El éxito no es lo que aparentamos o reflejamos a la sociedad, es lo que nosotros estimamos que ha tenido un resultado feliz.

1 comentario:

David dijo...

SUBLIME, EXCEPCCIONAL, SENTIMENTAL....
"No hay que eze precipitáo y tu lo zabé bien."