La libertad es tan difícil de conseguir como fácil de perder.

Dios nos dio la voluntad; la voluntad, la libertad, y ésta, el mercado.El mercado nos hizo libres, y el Estado nos llevó a la esclavitud.

Trabajador, si los políticos nada más ayudan a los empresarios, ¡HAZTE EMPRESARIO!

viernes, marzo 26, 2010

Debates en clase: enfrentamientos ideales en la Universidad.

Somos cinco compañeros los que hemos ido a clase. Hemos tenido una hora libre porque nuestro profesor de Sociología ha cogido la rutina de no asistir a clase los viernes por cuestiones "institucionales". Razón que pongo en cuarentena.

Durante esa hora, nos hemos enzarzado, mea culpa, en discusiones interesantes con posiciones irremediablemte antagónicas: Derecho Eclesiástico en la Universidad, religión, Monarquía y su presupuesto, República y esa elección del Jefe de Estado "democrática", política, partitocracia, sueldos de los políticos...

Todo comienza cuando un compañero, muy capacitado intelectualmente, comenta que no le parece apropiado que en los Planes de Estudios de Derecho esté incluida una asignatura como Derecho Eclesiástico mientras las asignaturas de Derecho Civil sólo tienen docencia en un cuatrimestre. Su razonamiento se sustenta en que no es práctico estudiar Eclesiástico para la vida profesional, que la materia es estudiada en Constitucional y que lo único que lo justifica es que al Iglesia cambió Canónico por Eclesiástico para seguir en la Universidad.

Pone, un ejemplo, que por su simpleza, se deslegitíma, a mi parecer, y es que todos los domingos van más personas a ver fútbol que a la Iglesia y no estudiamos Derecho del Deporte.

En fin.

Me opongo clara y enérgicamente a ese razonamiento, y por mi estado de excitación, me réplica diciendo que no le respeto. Eso me exaspera más, porque encima de compararme la religión con el deporte, me critica que me altero y que no se puede discutir conmigo.

El derecho religioso e ideológico es la materia estudiada en Derecho Eclesiástico. Se estudia concretamente el caso de la Iglesia Católica en relación con el Estado. Reducen la religión a la Iglesia Católica, a su historia, a sus errores y a su idiosincracia.

Y esto es a mi parecer lo que fastidia a esa mentalidad. No culpo a mi compañero, ya que es víctima de esas ideas simplistas de las relaciones humanas y del sentido del concepto de persona. Y me califican de intolerante dialecticamente hablando.

Este primer asalto termina con la intervención de una compañera nuestra que nos invita a que dejemos de intercambiar calificativos (todos ellos dentro de un correcto estilo) porque no vamos a llegar a un punto de acuerdo.

Ignorancia asumida perfectamente y orgulloso de desconocer de lo que habla, mi compañero continua preguntandome si conozco de otras religiones (budismo), a lo cual respondo que si, que conozco lo básico. Me responde justificándose que, por lo tanto, sabemos lo mismo, él de la católica y yo de las demás. No repara de la diferencia sustancial de la importancia en España y en la sociedad en la que vivimos de una y otra.

El segundo debate empieza girando sobre mi actitud en las discusiones cuando hay opiniones contrarias a las mías. Se queja de que hace algunos meses atrás, le contesté que "todos los socialistas eran unos ladrones". Visto así, soy un intolerante en grado máximo.

Le instó a que razone sus posiciones políticas, a las que rehuye diciendo que no le apetece. A lo cuál, la compañera neutral de antes me razona de que no puedo decir eso, ya que, los del PP también roban.

TODOS LOS PARTIDOS ESTÁN CORRUPTOS.

Estoy de acuerdo, pero lo que califico no son los actos de los políticos "socialistas" sino critico las ideas socialistas. El Estado impone el pago de una cantidad de dinero a los ciudadanos para repartirlo a los necesitados.
Quito a los ricos, para dárselo a los pobres. ROBO.

4 comentarios:

Romero dijo...

En cuanto a la religión católica. El más sensato ateo debe de confirmar que sin Cristianismo Europa no podría ser como es.
En primer lugar, a ese Ateo, preguntémosle que como Ateo no está sujeto al 2º Mandamiento, deberá trabjar como en una República Popular. Sin ningún descanso. O sea, fuera Fiestas de NAvidad, Semana Santa, Patrones de España, Patrones Profesionales, Ferias y Fiestas de tu pueblo.... Como Cristiano que soy, sigo las palabras de A Dios darle lo que es de Dios, y, al Cesar lo que es del Cesar. Por lo cual en un estado Aconfesional, laico,... no debería haber ninguna fiesta con reminiscencias religiosas.
Por último en cuanto República VS Monarquía, hago mías dos grandes citas:
Ortega Delenda est Monarchia.
José Antonio Primo de Rivera: La monarquía es una institución gloriosamente fenecida.

yennego dijo...

Romero,

no creo que ese argumento de que tendrá que trabajar más es válido para esas mentes derechohumanistas, porque te contestarán que habría días de descanso y de vacaciones "Laicos". Y estoy de acuerdo con eso, las fiestas en España deberían ser laicas.

Estoy de acuerdo, pero sin hacer la escisión histórica de que antes de la ONU y sus derechos, el mundo estaba regido por la esclavitud de todos frente a los opresor tradicionales (Iglesia, Rey, Nobleza y capitalismo).

No saben, ni quieren saber, la evolución e influencia del pensamiento cristiano en la consecución de los derechos de las personas. Lo omiten. No les interesa reconocer el bien a la humanidad del cristianismo, más bien odian a la Iglesia Católica (y a las demás iglesias cristianas) por ello.

Robert dijo...

Queriendo integrarme, en la vida y debate universitario, tal día como una tarde de abril, me dió por navegar por Internet y me encontré con tal muestra de desinterés por el resto de aspectos que nos ofrece la vida, como el texto que me propongo comentar.

Efectivamente, ésa tardé deje a autores como Dos Passos, Williams, Hemingway o mi admirada Anais Nin (sí esa que escribía sobre sexo, digo, “provocación” en oídos vuestros) y a pintores como Rubens o Caravaggio (aquí he de reconocer la influencia de los motivos religiosos en sus respectivas obras) para reflexionar lo siguiente.

Dejando atrás el debate sobre la oportunidad del Derecho Eclesiástico en las aulas Universitarias (aunque discrepo con los anteriores ¿caballeros?; rectifico y digo caballeros afirmativamente) empiezo a reflexionar sobre la ideología de las nuevas generaciones de juristas. Hasta esta tarde, pensaba que nos movíamos en un entorno de respeto, tolerancia y progresismo (no confundir con socialismo), manifestaciones todas ellas de la labor fundamental de impartir justicia que, de un modo u otro, estamos llamados a ejercer en el futuro. No obstante, aunque sigo pensando que una inmensa mayoría de alumnos y personal docente participa de las anteriores ideas, existen ciertos sectores, en el caso que nos ocupa de alumnos, que rozan el extremismo. El problema que aquí se plantea es que son estos sectores extremistas los que acaban escribiendo, predicando y, en resumidas cuentas, haciendo apología de sus ideas, mientras que el resto nos limitamos a callar, pero no porque no tengamos nuestra propia ideología sino porque llegamos a entender sus posturas y aún conociéndolas y, disconformes con ellas, somos capaces de respetar lo que imponga la que debe ser nuestra única religión: la ley.

¿Cómo llamar a esto? Yo lo llamo TOLERANCIA pero, vosotros, desgraciadamente, SUMISIÓN.


PD: me voy a ver las procesiones que es Viernes Santo. Todo sea por fastidiar.

yennego dijo...

Querido Robert,

siento que no haya sido de su agrado la perdida de tiempo que le ha ocasionado leer mi artículo.

La opinión vertida en él, y los dos comentarios posteriores, son únicamente opiniones de tres jóvenes estudiantes, sin más.

Dice que nuestras opiniones son extremos, que no estamos en la tónica general de tolerancia,respeto y "progresismo".

Y yo le digo, que precisamente desear echar el aspecto religioso de la vida pública (cualquiera que sea la religión)no es ni ser respetuoso ni tolerante.

Si no se refiere únicamente al tema en cuestión de este artículo, no veo que su opinión sobre nosotros tenga alguna sustentación real.

Ni tampoco por alguna manifestaciones que realizo en este blog, aun así, le animo a que siga exponiendo sus ideas y podamos llegar a un punto de encuentro. Si asi lo desea.