La libertad es tan difícil de conseguir como fácil de perder.

Dios nos dio la voluntad; la voluntad, la libertad, y ésta, el mercado.El mercado nos hizo libres, y el Estado nos llevó a la esclavitud.

Trabajador, si los políticos nada más ayudan a los empresarios, ¡HAZTE EMPRESARIO!

martes, febrero 24, 2009

El héroe de Lazcano

LibbertaddigitalTV:



Veo este vídeo y la reacción de los usuarios del portal Youtube, con sus comentarios, de foros y por la creación de un blog dedicado a este hombre, y no me creo que estoy en las Vascongadas ni en España:

http://justicierolazkao.blogspot.com

Este joven, espero que anónimo por mucho tiempo, víctima del último atentado de ETA, salió de su casa con una maza y entró en una herrikotaberna. Con la maza destrozó los cristales y el mobiliario interno, siendo detenido por la policía autonóma.

¿Por qué ha llegado este hombre a ese estado de desesperación?

Lazcano, pueblo de unos 5000 habitantes, tuvo cerca de 800 votos nulos en la anteriores elecciones municipales. Votantes que se puede pensar que votaron a la lista ilegaliza de Batasuna, es decir, que un quinto de los vecinos de este valiente hombre son aberchales.

¿Cómo es posible que viviendo en esa situación social se atreva a cometer semejante acción?

¿Se preocuparán los peneuvistas, que se desentienden de los atentados etarras ,de esta "reacción" contra un bar batasuno?

Claro que sí, el alcalde ya ha salido en defensa del bar y ha rechazado la actuación de su vecino.

Algo va cambiando en las Vascongadas, pero no se a qué se debe el cambio. Puede ser a que las víctimas de tantos años de falta de libertad están empezando a desfallecer ante el régimen nazi, o al contrario, que son capaces de actuar superando el miedo a la parte de la sociedad envilecida.
Lo que si esta claro, es que ese "Estado de Derecho", que tanto pregonan unos y otros, que se saltan a la torera cuando les interesa, y exigen que se respete a todos, no es tal en las Vascongadas. Allí, sufren muchas personas silenciosamente, otras no tanto, y nos damos cuenta ahora, los de fuera, lo que significa estar viviendo en ese estado.

Este hombre se tiene que ir de su pueblo de toda la vida. Ese "ojo por ojo", es el grito de la desesperación, del "no puedo más", de tantas horas sin dormir por el qué dirán, es al final al cabo la demostración de que la actual Constitución, la Justicia y las negociaciones políticas no han servido para solventar ni la sinrazón ni las pretensiones totalitarias de una minoría asesina sobre el resto de la sociedad española.

1 comentario:

desperado dijo...

El estado de derecho,la libertad de expresion,de decir lo que uno piensa ,es una broma utópica en Euskadi.
No en vano son 30 años de limpieza étnica,de hegemonia nacionalsta.